Mulva-Munigua 17 junio 2012

 

Con las piernas algo doloridas, pero con una incansable satisfacción me dispongo a recordar la aventura del día de ayer, en el que un buen grupo de “omíos”, tuvimos la oportunidad de realizar.


Esta aventura, ha sido posible a pesar de que había varios inconvenientes: el primero de ellos es que esta ruta estaba planteada por el Club una semana antes coincidiendo con el Corpus lo que hacía que muchos no pudiésemos ir por compromisos varios, segundo que a pesar del cambio oficial de fecha por parte del Club un grupo de cuatro relevantes “Omíos”: Rigui, Vergara, Borregui y Borre, lo realizaron el pasado día 10 y el tercero que no teníamos transporte para las bicis, hasta que el gran “Borre” quiso repetir la ruta y nos facilitó muy mucho la expedición.
Juntamos catorce Bikers: Carlos Salguero, los niños Antonio, López y Jesús, Publi, Pico, Pistolo, Joselito, Lora, Antonio Notaría, Guillermo “Pantani”, Cani, Borre y un servidor.
No demasiado temprano 7:30 de la mañana partíamos del El Viso dirección a Villanueva del Río y Minas, localidad en la que nunca había estado a pesar de estar tan cerca. Cuando llegamos al pueblo me llamó la atención que su orografía es un tanto rara, porque las casas se dispersan sin gran orden ni concierto, mezclándose antiguas factorías, minas y edificios nobles con humildes viviendas, la mayoría de ellas de estilo chalet.
Desayunamos en un bar del pueblo y nos dirigimos hasta la ribera del río donde aparcamos los vehículos y dispusimos todo para montarnos en nuestras “burras” y partir en busca de El Pedroso.


Nada más empezar un “cuestón” arriba que ya me dejó sin aliento, a partir de ahí los veintitrés kilómetros que hay desde Villanueva hasta El Pedroso, subiendo con alguna aliviadora bajada, pero mayoritariamente subiendo por algún que otro camino con muchas piedras.

Tuvimos que abrir alguna que otra valla y pasamos por un camino privado que enseguida tuvo su consecuencia y es que un guarda rural nos llamó la atención y nos prohibió que continuásemos. Ante nuestras súplicas y promesas de no volver a hacer esa ruta y de así hacerlo saber para que no se repitiese, nos dejó pasar “jugándose el puesto de trabajo” tal y como nos inquirió.
Un poco “acojonados” por esta circunstancia y porque teníamos que volver por ese mismo lugar, no fuera ser que tuviésemos problemas, continuamos por dehesas llenas de alcornoques y encinas en los que pudimos apreciar ganado bravo, afortunadamente tras un cercado. El paisaje es espectacular, encontramos conejos atravesando el camino, rebaños de ovejas y naturaleza. La pena es que está todo muy seco y con el calor que empezaba a hacer y las interminables subidas y repechones poco podíamos disfrutar, más que centrarnos en emplearnos a fondo hasta llegar a El Pedroso.
Llegamos a ese pueblo serrano y pudimos disfrutar de un pequeño descanso que aprovechamos para tomar algo de alimento y recargar agua.
Respecto al agua, ayer descubrí que mi “Camel back” es impresionante, lo cargué por primera vez de agua que previamente congelé y se mantuvo así toda la jornada, tanto que muchas veces por más que succionara no me daba agua puesto que estaba congelada.

La vuelta, a pesar de que la mayor parte era de peligrosas cuestas abajo, algún que otro repechón nos partía literalmente las piernas. Una de ellas sirvió para romper la cadena de Dalmacio y otra a Joselito.

Yo decía para mí, qué raro que no haya ni un pinchazo, y mira por donde casi al final pinchó Antonio Niño.
A la vuelta nos esperaba el guarda, que mira por donde creo que se alegró al vernos ya que supongo éramos la única novedad del caluroso domingo. Yo particularmente agradecí que no nos hubiese puesto problema e incluso nos explicó como llegar a las ruinas de Mulva-Munigua.
A pesar de ello nos pasamos la puerta de la entrada y tuvimos que explorar un nuevo camino por medio del campo, surcando un arroyo y atravesando vallas de espino, para llegar a la vereda que nos permite visitar la impresionante mole de piedra, asentada en un cerro, que es el templo romano de Mulva. Es alucinante que eso esté ahí, en medio de la nada, prácticamente incomunicado de la civilización, solo accesible a pie o en bici.


Eché de menos en esta visita algún “profe Omío” que nos explicase algo de este yacimiento arqueológico, pero estos, este fin de semana “tiraron pal monte” jeje nunca mejor dicho en una ruta de senderismo de la que me hubiese gustado 
participar, en la que coronaron el pico de la Tiñosa de 1570 mts.¡Enhorabuena!
El cansancio acumulado y el tremendo calor nos hizo temer por algún “omío” y estando a ocho kilómetros de Villanueva del Río, nos puso en alerta ya que había muchos con poca agua y físicamente agotados.
Ayudados por que el camino estaba bastante bien y en su mayoría cuesta abajo llegamos a la ribera donde nos esperaban nuestros coches. Nos cambiamos y pusimos dirección a El Viso, no sin antes hacer una parada en Villanueva del Río y Minas para tomarnos un refrigerio aprovechando una feria 
de muestras que había en la localidad.
Grabé la ruta y los datos los podéis ver aquí:
http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=2979512
Tres horas y Cuarenta y Cinco minutos de trabajo duro.
Mi opinión de todos y cada uno:
-Carlos S.: está fuerte y sobrado, le vino bien a Cani que lo pasó algo mal y estuvo siempre pendiente de él.
-Antonio y Jesús Niños: imponentes, Inalcanzables.
-López: tiene que llevar más agua, está fuerte, pero quizás algo más de técnica le vendría mejor.
-Lora: mi primo está espectacular, un portento físico, como dice Borre “pura energía”
-Dalmacio: venía algo fastidiado con el estómago y no dio todo lo que puede dar.
-Pico: me sorprende que un tío que lleva tanto tiempo sin coger la bici esté tan bien y tenga tanto fondo, a pesar de que ayer no fue un día bueno para él, por algunas molestias físicas.
-Publi: al final lo pasó mal, pero el que tuvo retuvo.
-Borre: dice que ayer no estaba bien, pero para mí que sigue progresando, a mi me gana siempre, aunque a mi me gana todo el mundo jejeje.
-Joselito: bien, en su línea de experiencia y sabiduría.
-Cani: a pesar de que lo pasó mal, terminó y eso es lo que hay que hacer.
-Antonio Notaria: es otro portento físico, incansable y colaborador.
-Guillermo: Otro ejemplo de experiencia, lo veo fino y muy en forma. Aunque seguro que tiene un gran margen de mejoría.
Y de mí tan solo digo que me sentí bien, como todos padecí el calor y las cuestas sube y baja rompepiernas. Pero que cada día disfruto más encima de mi FOCUS.

Bueno pues hasta aquí mi crónica. Espero que os guste.

 

Crónica escrita por Javier Bonilla

 

PÁGINAS LOCALES
Registro usuarios
User login
En Línea
There are currently 0 users and 0 guests online.