SUBIDA AL VELETA

A eso de las 7:30 nos pusimos en planta. Atravesamos las calles de Granada para llegar al estadio de los Cármenes (lugar de salida de la prueba). Pero antes paramos en un bar para dar cuenta de un buen desayuno y recargar nuestro avituallamiento líquido. A eso de las 8:45 llegamos al cajón de salida, y echando una ojeada vimos que estábamos completamente rodeados de bicicletas de carretera (casi un 95% podríamos decir), y casi la mayoría de las pocas bicis de montaña que había llevaban ruedas finas. A las 9:00 comenzó la marcha: 11 kms neutralizados a través de las calles de Granada para atravesar Cenes de la Vega y dirigirnos hacia la salida oficial (kms neutralizados es un decir porque allí se rodó a plato, más de 22kms de media, y eso que el terreno empezaba a picar hacia arriba).
 
A las 9:29 comenzó la salida oficial (hora relativa, pues esa sería la hora de los primeros ciclistas, puesto que los que pasamos en la parte trasera del pelotón llevaríamos algunos minutos de retraso). En las primeras estribaciones del puerto, dejando atrás Pinos Genil, apareció uno de nuestros numerosos enemigos del día: el calor que hizo que empezáramos a sudar considerablemente (con lo a gusto que estábamos el día anterior en el Mirador de San Nicolás contemplando la Alhambra y en Casa Castañeda dando buena cuenta de las tapas y de una sangría muy rica). Progresivamente íbamos alcanzando una considerable altitud, por lo que el calor iba disminuyendo. Poco a poco íbamos pasando a bastantes ciclistas, hasta que llegamos al primer avituallamiento, del que dimos buena cuenta y continuamos la marcha. Cada vez más aumentaba la altitud, pero todavía nos encontrábamos cómodos (dentro de lo que cabe) y alcanzamos los 2000 metros y el segundo avituallamiento en el Collado de las Sabinas, y hasta ahí la cosa seguía bien, por lo que continuamos la marcha, dejando atrás Pradollano y llegando al tercer avituallamiento y el punto clave del día la barrera del Parque Nacional de Sierra Nevada, situada en Borreguiles, que anunciaba el principio de la "tragedia".
 
La carretera cambió de repente, el piso firme y asfaltado de antes se convirtió en un piso rugoso y con baches. Aún faltaban 10 kms de los que los 3 primeros se hacían más o menos llevaderos. Pero faltando 6,5 kms, y pasando el cartel que anunciaba 2750 mts de altitud, la ley de la gravedad empezó a hacer estragos y el llamado "mal de alturas" comenzó a aparecer. Los metros caían a cuentagotas, y los kms parecían eternos. Aparecían, escondidas tras las curvas, unas ráfagas fuertes y frías de viento que te dejaban helado, la respiración era costosa y la cabeza empezaba a darte punzadas y te iban dando mareos que hacían que pareciera que perdías el control de la bici. Te iban entrando ganas de echar el pie a tierra y bajarte de la bicicleta (y también ganas de llorar como hiciera varios siglos atrás Boabdil el Chico a muy pocos kms de aquí) , pero el amor propio te lo impedía.
 
Poco a poco y echándole valor (el cronómetro iba marcando velocidades de entre 6-8 kms/hora) fuimos superando las pendientes finales, que habían aumentado considerablemente de dureza en los últimos tramos. Pero al final, tras una curva, llegó la ansiada meta, tras 40 kms de interminables subidas en la carretera más alta de Europa, dejando constancia de que LOS OMÍOS estuvieron allí. El tiempo que marcamos en esta hazaña es lo de menos, pero como registro ahí lo dejamos:
  • PALACIOS 4h 02 min 56seg
  • DANI 4h 05min 42seg
  • CARLOS 4h 14min 56seg

 

Una vez termindada la subida, después de haber repuesto energías con las bebidas isotónicas del cuarto y último avituallamiento y de habernos colocado el cortavientos que regalaba la prueba, emprendimos el descenso hacia Pradollano, donde la organización tenía preparada la entrega de trofeos (por cierto, conseguimos pillar un móvil de regalo) y una comida para cada participante. Una vez terminada dicha ceremonia, comenzamos de nuevo otro largo e interminable descenso hasta llegar a Cenes de la Vega, para después de unos cuantos kms de llano, atravesar Granada y llegar al hotel.. Al bajarnos de la bici, el reloj marcaba alrededor de 110 kms de ruta interminable.

PÁGINAS LOCALES
Registro usuarios
User login
En Línea
There are currently 0 users and 1 guest online.