MINAS DE RÍO TINTO

A las 8 teníamos la salida del Parque, como es costumbre, hacia la aventura de descubrir una nueva ruta, esta con dirección a Río Tinto. Después de la oportuna espera reglamentaria para esperar a algún rezagado:
 
  • Illo, estamos todos?
  • Sí, por lo visto ya no viene nadie mas.
  • Y eso?- Pues no sé.
  • HAN CANTADO LA GALLINA.
  • Entonces" vámonos que nos vamos".
 
Así que Rigui, Dani, Vale, Picharri, Carlosmas, Borrebik, Lora, Vaquero, Diego, Pieslargos y yo, partimos buscando unos caminos nuevos para ponerle el sello de nuestras máquinas. A eso de las 10, mas o menos, empezamos la ruta con la incertidumbre de por donde nos iba a llevar, con la ayuda de las nuevas tecnologías, la sabiduría del omio que encabezaba el pequeño pelotón que como valientes guerreros que van a la guerra, nos habíamos atrevido realizar tan magnifica ruta.
 
  • Illo, por aquí.
  • Espera que esto no se ve bien.
  • Pero, vamos bien?
  • No, no, por aquí no, media vuelta.
  • Pero si ya no hay mas caminos?
  • Illo si el GPS dice por aquí, será por aquí.
 
Una vez transcurridos unos primeros kilómetros titubeantes por unos caminos bastantes aceptables, salteados por charcos, y una vez que el GPS ya encontró la dirección adecuada, y después de varias subidas y una bajada bastante atractiva, nos encontramos por primera vez con el protagonista de la jornada, que no es otro, que el enigmático Río Tinto. Seguimos la marcha paralela a la vía del tren, dejando atrás una estación abandonada, hasta llegar a las mismísimas minas. Paisaje desolador, incluso deprimente, pero no menos fascinante y admirable, por como la acción del hombre es capaz con el sudor y el trabajo de sus manos de moldear una montaña a su antojo para sacar un fruto que se me antoja insuficiente como para pegarse tal paliza. Llegados a tal punto y adentrarnos en Nerva, empezamos a subir el Peñón del Hierro. Una subida de unos 4 km, toda ella sobre asfalto (como le gusta a mas de un omio), nos llevo a otra mina, que con la inteligencia y el "o te renuevas o te mueres", han transformado en suelo turístico para la admiración y disfrute del ser humano. Ya aquí y debido al no conocimiento del terreno o por el disfrute del mismo por parte de los omios, que nos parábamos mil y una vez a admirar semejante lugar, y después de hacernos todas las fotos del mundo, nos encajamos en las 14.30h., minuto arriba minuto abajo, y de haber recorrido parte de la ruta, surgió la mayor y mas importante disyuntiva del día:
 
  • Illo, habéis visto la hora que es, que hacemos?
  • Ya es muy tarde, yo me voy pa El viso.
  • Hombre, yo no he venido tan lejos pa hacer 40km., nos comemos un bocata y seguimos.
  • Po yo digo que porque no nos quedamos a comer en el pueblo y después pa El Viso.
  •  
Y después de varios dimes y diretes, si impuso lo mas sensato en estos casos. Que qué es lo mas sensato?, simplemente entrad en el foro, pincháis en galerías de fotos y después en Río Tinto, y lo veréis.
Que vaya esta ruta dedicada pa un omio que lo da todo en esos caminos de Dios, y eso es lo mas importante darlo todo, un diez omio, va por ti Vaquero.
 
P.D. Dani te debemos una, sigues siendo el mejor y no lo digo yo , lo demuestras tu. Un saludo.

Crónica: José Manuel Vergara

 

PÁGINAS LOCALES
Registro usuarios
User login
En Línea
There are currently 0 users and 1 guest online.